Ortega aboga por una unión que "repudie" injerencias y sanciones

Ortega aboga por una unión que "repudie" injerencias y sanciones

Updated: 12 days, 14 hours, 32 minutes, 41 seconds ago

"Vivimos momentos de elevada intensidad en nuestra América. Los pueblos se alzan contra la continua injusticia, exigiendo soberanía y derechos", argumentó Ortega en un mensaje enviado y leído durante la VII Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se desarrolló este martes en la capital argentina, y a la cual no asistió.

En su mensaje, distribuido a la prensa en Managua, el mandatario nicaragüense sostuvo que los latinoamericanos y caribeños "caminamos con valentía histórica, reclamando el derecho a vivir como merecemos, nuestra independencia y libre albedrío para elegir nuestros destinos propios".

También "para repudiar los precarios e inútiles ya, afanes de dominio de las potencias genocidas, colonialistas, imperialistas y neocolonialistas".

Según el líder sandinista, "vivimos momentos históricos de un mundo que va cambiando, y todos tenemos la responsabilidad de cuidarnos y cuidar el planeta, nuestras culturas, lenguas, modelos y modos de vida, de la amenaza permanente de extinción, de quienes pretenden continuar sometiendo y dominando, para mantener un modelo de asfixia de todas las culturas, y de prevalencia de su ordeno y mando, que no aceptamos".

LA UNIDAD ES PRIORIDAD

Para Ortega, la Cumbre de la Celac se celebra en momentos "en que las banderas de luchas populares son clamor y vigor, honor y gloria de pueblos originarios, afrodescendientes, criollos y mestizos, en toda nuestra América".

"Esas voces llegan hasta esta reunión de la Celac en Buenos Aires, Argentina, en reclamo de coherencia y digna representación de esas batallas que libramos para seguir recuperando lo nuestro, que es de todos, y cancelar los perennes intentos de humillación y dominación cultural, política, económica y social", añadió.

Asimismo, Ortega dijo que los países de la regióntienen "prioridades absolutas, como la unión de nuestra América", una unidad "que hace la fuerza".

"La unión que debe marcar estas otras horas, tiempos, para nuevas memorias de libertad, dignidad, fraternidad y de absoluto repudio a la intervención extranjera, en cualquier forma, a las agresiones, invasiones, injerencias, a los bloqueos y guerras económicas", enfatizó.

También criticó "lo que llaman sanciones, que no son más que mayores agresiones, todas ilegales, arbitrarias, unilaterales; ofensas, amenazas, humillaciones, intervenciones, ocupaciones", prosiguió.

ORTEGA NO VIAJÓ A ARGENTINA

Ortega llamó a "resistir y rechazar todo lo que se oponga al porvenir" y a no permitir "más saqueos de los recursos propios, naturales, culturales" en una región "donde el genocidio que a lo largo de siglos impusieron las potencias colonialistas, no sólo se denuncia, sino que se convierte en un himno de batalla contra las guerras criminales, y cantos que reclaman paz".

El líder sandinista anticipó que Nicaragua se sumará "a todo lo que proponga unidad, para triunfar sobre los que siempre han utilizado las armas de la división, el afán de control, el abuso, el autoritarismo, la degradación, la arrogancia, la pretendida superioridad, para seguir con su lógica perversa de dueños del mundo".

El líder sandinista es uno de los ausentes del cónclave, al que asiste una quincena de jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos, Luiz Ináácio Lula da Silva, de Brasil; Gabriel Boric, de Chile; Luis Alberto Arce, de Bolivia; Luis Lacalle Pou, de Uruguay; Gustavo Petro, de Colombia; Miguel Dííaz-Canel, de Cuba, y Xiomara Castro, de Honduras.

Nicaragua fue representado en la VII Cumbre de la Celac por su canciller, Denis Moncada.